El Sello de la Rosa

Un espacio donde podrán encontrar un poco de mis emociones.
Poemas y pensamientos de Laura Zyanya Bastida.
¡Bienvenidos!

viernes, 6 de diciembre de 2013

La culpa




Del crepúsculo al amanecer...
Aún me late ese recuerdo, 
esa muerte de la que no escapamos 
aunque ahora finjamos seguir vivos.

Lo recuerdo...
Nos invadió la culpa
y el callado reproche.
Nos hicimos nudos el alma
para evitar que escapara,
Alejamos las manos
y nos encerramos
en el último latido del corazón,
dolorosos callamos.
Se nos moría la noche
y la dejamos partir sin voz.
Del crepúsculo al amanecer,
ya no estábamos.
Aunque seguíamos ahí.

Zyanya@
Derechos Reservados©



martes, 29 de octubre de 2013

USTED NO SABE



USTED NO SABE…

Del llanto y la angustia silenciosa
que su actitud desenfadada me dejó como regalo,
de las horas de incertidumbre en que mi alma
buscó respuesta en los vacíos.

No le alcanzó su vestimenta de señor
para brindarme en la palabra la certeza de un adiós.
Cruel e indiferente me iluminó la mirada para después hundirme
en la mas absoluta oscuridad, esa que deja las huellas
de un amor fingido, de una dulzura inexistente.

De las noches de insomnio en que mí hundido sentimiento sacudió a mi cuerpo,
de la sensación de rosa destruida tras la tormenta,
del corazón vencido que en la soledad se estremeció de frío.

Del temor y la desconfianza sembrados como amarga semilla
al perder la inocencia y despertar del sortilegio,
desconoce que mis sueños terminaron siendo pesadilla y
me llevó en un viaje terrible hacia el infierno.

Que la luz surgió de donde menos lo esperaba, en la distancia,
en un cariño que me regresó la risa, la luz en la mirada, la voz en las palabras,
esas que su egoísmo me arrancó de tajo, aquellas que llamó ¡basura!
y hoy son un canto, una caricia, el poema que ese amor despierta,
y por supuesto, a usted, ya no le pertenecerá más.

Zyanya@

martes, 15 de octubre de 2013

Añoranza



 Quería quedarme...

En alguna de las esquinas de sus ojos, en sus arreboladas mejillas que parecían manzanas apenas madurando.
En sus labios que dibujaban un beso sin dirección,
en la ternura de su tacto que descubría todo con temor a romperlo,
quería quedarme en su inocencia infinita que hacía perfecta a la humanidad. 
(Desconocía la guerra)
Justo ahí quería quedarme, en su latido creciente,
en su afinado oído capaz de diferenciar entre el canto de la cigarra y el del grillo,
en sus sueños colgados de la noche a pleno día mientras catalogaba nubes.
En su jardín apenas florecido de ilusiones sin más nombre que el de un mañana que le llegaba con cada despertar, en sus emociones que descubrían el universo y pintaban arcoíris.
Quería quedarme en su boca que se callaba nada mientras decía todo,
en su mirada que se perdía en el azul del cielo tras recorrer el horizonte.
Habría querido quedarme en sus piernas que recorrían distancias por tan solo el placer de ir cada vez más lejos,
en sus saltos bajo la lluvia jugando rayuela.
Y en su olfato que siempre percibía el mar y desconocía el olor del abismo llamado odio.
Sí, quería quedarme en su tiempo, en ese reloj roto y aquella brújula descompuesta
con que media distancia y horas,
en su sonrisa no maliciosa que le iluminaba el rostro.
Y en su infancia perfecta, esa que sin saberlo entonces, comenzaba a alejarse de mí.

Zyanya@
© Derechos Reservados

lunes, 14 de octubre de 2013

Sobreviviendo




Nos despertó la noche que caía hecha lluvia sobre nuestros ojos, 
y como si fuera pleno día, el estruendo acalló las voces y el grito por una independencia inexistente, húmedos dependientes de una naturaleza que reclamó su cauce, el temor se nos alojó desde el silencio roto, lloramos, hubo manos que no lograron asirse, vidas apagadas por un alud de agua y tierra que no detuvo nadie.
Ha sido extenso el dolor mientras el sol crece, horizonte de penas que iban hilándose al silencio de la impotencia mientras el grito empujaba a la ayuda.
La apatía se embarcó en el viaje de la incongruencia, el abuso por momentos coloca muros que es necesario derribar mientras el oportunista cierra los ojos y como hiena ríe.
Llovió en demasía, y  desde los ojos de todo aquel al que se le nubló el alma, aún llueve.
¿Quién ha de celebrar ahora?
Campanadas de pena tiñen un aire rancio que envenena, mientras una cadena humana hace surgir una pequeña luz de entre las tinieblas, generosas manos siembran la esperanza mientras reparan puentes rotos que se requieren para acortar distancias.
La reconstrucción muy lento avanza, la vida va, es necesario valorarla.
Desde hoy sobrevivir es una doble carga, obligado al vivir, hacer de la respiración una obra que la pena valga.

Zyanya@

jueves, 10 de octubre de 2013

Viento





Hubo viento…
Y ha notificado tu ausencia. 
El viento se filtró por la ventana 
de todos los silencios y abrió sus puertas. 
Se ha multiplicado para ser mil voces en un mismo estruendo. 
El viento es espiral de dudas arrojadas. 
 Ha sido faro, ha recorrido esperas. 
Él  ha acompañado a las tormentas.
No se detiene a llorar las pausas,
no arrastra hojas, las ayuda a elevarse. 
Ha invitado al ave herida a seguir volando. 
El viento mueve el tiempo, 
lo dicen las dunas de arena donde deja su huella. 
El viento renueva sonidos, es eco. 
Es una voz que no siempre susurra,
llora contigo si te sabe herido. 
El viento despeina ideas y acomoda recuerdos. 
Es un horizonte empolvado 
por donde se pierde la mirada. 
Es una voz creciente.
cómplice de aves enamoradas, 
las aves trinan al viento, 
él crea de ellas los ecos. 
El viento es noche de nubes arrasadas 
para dejar asomar la luna. 
Es un gigante que sopla sobre el fuego, 
no lo provoques. 
El viento es risa que contagia, refresca. 
Es este último suspiro en fuga
que no se detiene, sigue, te busca.

Zyanya@

© Derechos Reservados

lunes, 19 de agosto de 2013

Al descubierto



Ya no espero nada,
he descubierto que la espera
mata el intento,
que no hay paz
cuando la guerra es interna,
que todos mis demonios
son ángeles cuando sonrío.
Por ello ya no he de darme
como una flor vencida,
no hay raíz más fuerte
y firme que la mía,
tanta tormenta no ha logrado
ni arrancarme, ni ahogarme,
ya no tengo más miedo al llanto.
Ser pasivo es para quien 
no ha aprendido a extender sus alas...
Ni a pisar fuerte 
sobre su propia sombra
y poseerla.


Zyanya@
© Derechos Reservados

martes, 9 de julio de 2013

Despertar



Me despertó el suave ritmo de tu cadera en mi bajo vientre,
y el aleteo de la mariposa que guarda tu boca.

Mi reposo en tu pecho fue suspendido 
por el ahogado suspiro que me nombraba.
Y hubo un rítmico silencio acompasando nuestros enredados cuerpos.

Esfinges cobrando vida para alcanzar el cielo.
Cual rayo nos iluminó el deseo, mortales carnes se desnudaron de sueño para no ser etérea entrega.

Desbordado el caudal, se vaciaron las aguas
y brotó miel del infierno incinerado en nuestro paraiso, bebimos del pozo ardiente
donde se culminó el despertar, amor que con un timbre alto nos hizo melodía.

Zyanya@

© Derechos Reservados

jueves, 27 de junio de 2013

Despierta


  


Te soñé cuando el amanecer rompió el alba,
con el primer aviso de vida en movimiento,
cuando mis ojos cansados de la oscuridad
se abrieron a la luz del recuerdo.


Te soñé multicolor, como el cielo
cuando va despuntando el día,
como viento frío besando mi rostro,
y cálido sol acariciando mi espalda.


Sí, te soñé con los dedos entrelazados a mi mano, 
fui buscando tu calor en cada sonrisa donde aparecías.
Te soñé árbol, me supe hoja, y me aferré a tus ramas 
para no desprenderme de ti.


Siendo tú el camino, te seguí,
así te vi en cada ave y cada vuelo,
entonces abracé el viento y me hice mariposa,
te soñé siendo nube mientras me llovías.


Te soñé con los ojos abiertos y los labios cerrados, 
con el ocaso en las manos y el tiempo en los bolsillos, 
te sueño ahora, a pleno día,
mientras espero amarte cada noche.

Zyanya@
© Derechos Reservados

martes, 25 de junio de 2013

Callado



Te sé ahí, en alguna esquina de las palabras, colocando orden mientras desordenas mi sentimiento que te ha dado poder absoluto para hacerlo voz y latido.

Te sé ahí, en el infinito vuelo de un sonido que nos eleva,
prisma de todas las luces, ala de todos mis vientos que van arrasando hojas sin dejar que caigan.

Te sé en mí, porque me modulas los suspiros cuando tu mano avista mis dedos y los enreda, abriendo con la prisión de los tuyos, la libertad de los míos.

Y estás callado, como si fuera ausencia tu cuerpo que me atraviesa, y tu latido que me late.

Zyanya@
 © Derechos Reservados


viernes, 10 de mayo de 2013

Morir



La muerte se guarda en mis ojos
Y el tiempo ignora
mis prisas.
Muerde mis sueños
y se atraganta mis días.
¿Quién puede esconderse de ella?
Algunas veces
asoma desde mi boca
intentando matar el silencio.
No hay infancia,
se rompe en su puño,
es alma vieja
buscando nuevo envase
que contenga de ella,
el momentáneo escape.

Zyqanya@
© Derechos Reservados

miércoles, 8 de mayo de 2013

Olvido




Como a usted, me engañó el olvido, 
fingió se abrazaría a mi mente
y se me escurrió por entre las lágrimas
para sellar su existencia desde mis dedos, 
una y otra vez es eco, 
voz de mis silencios.
Sin usted, el olvido es culpable 
de todo desvarío,
no se atrevió a ser árbol y la indiferencia
es en cambio raíz del recuerdo 
que no termina de secar.
De nuestro árbol se deshojan mis llantos, 
hojas de tinta
que terminan trasportando nostalgias.
La tarde me mira y es una aguda nota 
que se difumina, 
llega a mí su voz si me nombra,
como una gota que cae, estalla... y me rompe.
Usted, señor de todos los recuerdos, 
se ha ido sin poder partir... 
 Y se ha quedado sin estar presente.

Zyanya@
©DERECHOS RESERVADOS

sábado, 4 de mayo de 2013

FRUTO PROHIBIDO




Quien dijo que la tentación se viste de escote 
y calza tacones, no te conocía...
No sabe que eres el fruto prohibido que lasciva disfruto en noches donde el silencio es roto por nuestro ser amante.

Llegaste así, tan silencioso que no pude adivinar tus pasos,
estos fueron cubiertos por una lluvia de estrellas en la noche profunda.
Mis pisadas en el pasto de la pasión no te adivinaron ¡Serpiente! 

Has clavado tus colmillos en mi cuello, deslizando el deseo en mis sentidos e inoculado el veneno de tus labios en los besos que penetran mi boca.
Eres serpiente que se enreda en mi cuerpo cuando tus caminos me viven, eres el fruto de la desnudez sinuosa, del gemido que no logra ser ahogado.

Me penetras en cada mordisco, me hipnotizas con la profundidad
de tu mirada, es vidriosa en ambos cuando me posees y sin voluntad propia me entrego, me rindo, camino tus veredas para llegar a ti y alimentarme de tus ansias, te devoro.
Y en éste alimentarme contigo, no me importa que amar sea prohibido, el cielo y el infierno lo vivo entre tus brazos, en el clímax donde esta entrega nos causa muertes pequeñas.


Zyanya@













domingo, 28 de abril de 2013

Mórbido afán



Se cae la noche 
desde el infierno
de tus ojos ya no cerrados,
no hay cielos grises,
el viento azota el silencio
y aquí todo es fuego.

La aurora se ha desnudado
en el alba de los tiempos
ante la inocencia que ya no es,
y no hay oración al dios
que amenazan nos castiga.

Los inclementes
estigmatizan todo aquello
que desconocen y temen,
teman entonces
tu beso de fuego.

Sí, tu boca es la puerta
a mi deseo que se desborda,
y la lujuria de tus manos
delinea como mórbido el
afán de mi sexo liberado.

Zyanya@
© Derechos Reservados

viernes, 26 de abril de 2013

Vuelos


Se me han escapado
todas las aves de la mirada,
se liberaron de mi voz
para poder hacerse al viento.

El cielo es su eco que se repite
sin dejar de ser un infinito
en ese beso donde el mar se une
al cielo y el ave inicia su horizonte.

Es en esa extensión donde me pierdo
sin poder guardarlas en mis ojos.
¿Cómo podré volver  ahí
si las aves se han llevado mis alas?

Zyanya@
© Derechos Reservados

jueves, 25 de abril de 2013

Descubrirte

                                                                               

Sábelo...
Te he mirado así, por dentro, 
atrevida he asomado en cada rincón oculto,
abrí todas tus puertas
y deseché cerrojos de tus ventanas.

Me he atrevido a cantarte
porque te he descubierto hecho nota,
eres como silbido de jilguero,
cohibido por saberse melodía.

No he pisado sobre tu corazón,
he rodeado el entramado
que son tus arterias
buscando no suspender el fluir de tu sangre.

No lo sabes, quizá no lo sentiste,
pero mientras tus ojos
me regalaban una mirada profunda, yo...
Te caminé el alma, suave, despacio.

Zyanya@
© Derechos Reservados

domingo, 21 de abril de 2013

Frenesí

                                           Óleo "Terciopelo verde"
                         Mar Sánchez- Granada/España
                                       

Desde la montaña de tu pensamiento hasta la ladera de tus tobillos voy a recorrer pausando sólo donde hace alto total tu nombre y el mío.

Intento apresar cada gesto que tu frenesí amoroso en esta entrega me regala y me contagia, no puedo ni quiero dejar de mirarte, bebo mucho más que sólo tu aliento, te sitúas dentro de mi carne y posees mi forma que se moldea en tus brazos.

Crece dentro de mí aún más que tu palabra, esta caricia que me lleva al éxtasis gritando tu nombre, me llamas, elevas mis ansias en una danza sin fin donde la pausa solo agita el deseo, (y el amor requiere ser saciado) me visto de tu cuerpo y me dibujo en tu ser desnudo que amante cede a mi anhelo incesante.

Nada apaga esta flama que se contuvo un día, y en cascada nos baña como miel que alimenta, como fuente que inagotable brota de dos cuerpos que hoy se reconocen sin espacio libre de la huella de los besos que nos caminan por el cuerpo, descubro en ti y contigo espacios no recorridos. 
Montañas y laderas terminan sumergidos en este caudaloso río en que se vierten nuestros deseos satisfechos.


Zyanya@
© Derechos Reservados

sábado, 20 de abril de 2013

MANOS




Se escurren
en el temblor silencioso
de todas las voces.

Hablan…

Son rostro de la desesperanza,
el olvido les dibuja
figuras inexistentes.

Son rabia, ternura, o miedo,
crispadas en la locura
son delirio.

Suaves palomas que vuelan
cantando al viento
dibujan todos los sueños.

Son lamento vehemente
de un corazón cuyos labios
ha sellado el paso de las palabras.

Zyanya@


domingo, 14 de abril de 2013

LA GUERRA Y LO ABSURDO




Y entonces...
El hombre mata al hombre
por la sin razón que sea,
se justifica anteponiendo
a un Dios que llora
por cada luz que se apaga,
por cada sol que no sale.

Intentan poner un manto
de pureza a mezquinos deseos,
arden prados quemados
por el fuego del odio,
y desiertos donde sólo
corren ríos de sangre,
hay valles devastados
por la ambición de pocos,
el asfalto es tierra de nadie.

¿El saldo?
Infancias ahogadas por el dolor,
con pérdida de la inocencia,
se les mutila la fe,
la indiferencia se planta
como enredadera
y asfixia los sueños,
no hay distinción entre
la noche y el día,
soñar es imposible
en el fragor de la metralla.

Y entonces...
Como sin importancia,
nadie voltea,
el hombre mata al hombre,
o mínimo...
Le aniquila el alma.

Zyanya@
© Derechos Reservados